martes, 24 de febrero de 2009

Victoria

Cuando das el paso al borde del abismo, la decisión está tomada, en ese momento, sabelo, tu amigo es el piso.
Hoy creo haberme apresurado, como siempre, a tomar la decisión, pero ya salté, que mas da.
Cuando caía soñaba que abajo iba a estar el río profundo y sereno, y obviamente me encontré con una roca del tamaño de un colectivo de pasajeros de larga distancia, de dos pisos.
Cuando di el paso, en el primer momento me arrepentí, lloré como niño sin dulces, me calmé un poco, cuando supe del dolor de la roca, bromeé con mi golpe, y después todo fue silencio.
Mi muerte gobernó las horas, mi cuerpo se enfrió, mi sangre llegó hasta el final de la grieta, y tiño un cauce cercano.
Hoy creo haberme apresurado, como siempre, aunque acorté el camino hacia lo inevitable, cuando tenemos frente un abismo, es imposible soportar la suicida necesidad de saltar y ver que pasa.
Cuando di el paso, alcancé la Victoria, para que mentirme, este salto me acercó mas a mi mismo. (y me alejó para siempre de ella).


Safe Creative #0906114004234

6 comentarios:

-Anna- dijo...

"...cuando tenemos frente un abismo, es imposible soportar la suicida necesidad de saltar y ver que pasa."

Doy por inaugurado el club de los canguros suicidas al borde del abismo. Yo me sumo, sí señor.

Creo que es la primera prosa que te leo, me gustó mucho =)

Un abrazo Bru!

AlbanyGC dijo...

wow...me encanta..aplausos y abrazos para ti...

camiL dijo...

sin comentarios!! pero quiero que quede que lo lei jajaja
un besi

maria magdalena dijo...

¡Qué desición! no toda las personas tenemos el valor suficiente ,de dar ese paso,por el temor al sufrimiento. muy hermoso tus escritos. Un beso.

Gabriel dijo...

Excelente prosa

Un abrazo.

Gabriel.

daniel reyes dijo...

Ese salto, ese tremendo infierno, esa oscura verdad, ese lastimero silencio todo un universo de tristezas e inmensas mentiras que nos rodean...
Tal cual Brujito... es llegar a la victoria de haber regresado...